DIEZ TIPS PARA VIAJAR EN FURGONETA O AUTOCARAVANA CON TU PERRO

perro tumbado tranquilamente en una tumbona en un camping

Lo primero que deberíamos plantearnos si queremos realizar un viaje de este tipo es si nuestro perro está preparado para ello. No todos los perros van a llevar bien este tipo de aventuras. En este sentido, hay que tener especial cuidado con los cachorros, los perros recién adoptados o los perros con problemas de estrés o miedos por ejemplo. En estos casos lo más probable es que no sea una buena idea…

Una vez hecho este aviso previo, veamos los consejos:

1) Adapta el viaje a tu perro y no tu perro al viaje. Si quieres conocer ciudades, visitar muchos sitios diferentes, comer en restaurantes o visitar museos entonces un viaje en autocaravana con tu perro no es una buena idea. Para que nuestro perro nos acompañe el plan tendrá que estar enfocado a sus necesidades y preferencias.

2) Asegúrate de qué se siente seguro en el vehículo y de que consigue descansar tanto estando acompañado como solo. Si es la primera vez que realizáis un viaje como este, es recomendable que de forma previa vuestro perro pueda pasar tiempo descansando en el vehículo. Para ello, lo ideal es aparcar en un sitio tranquilo y sin estímulos visuales ni auditivos, coger un buen libro y pasar el tiempo junto a vuestro perro. 

3) Llévale una cama cómoda para que pueda descansar. Si el tamaño del vehículo lo permite, déjala siempre disponible para que tenga un área de descanso propia.

4) Los perros necesitan dormir a lo largo del día y no únicamente por la noche. Es por ello, que en este tipo de viajes el principal problema es la falta de descanso y el consiguiente estrés. Por ello, al menos una vez al día busca un sitio tranquilo para aparcar el vehículo y acompañarle en silencio para ayudarle a relajarse y a dormir profundamente.

5) En ocasiones en las áreas de autocaravanas o en los campings nuestro perro no podrá estar suelto. En ese caso, es muy importante que no lo ates y lo dejes fuera del vehículo sin vigilancia ya que es una situación en la que se puede sentir muy vulnerable si se les acerca un niño, otro perro, una bici, etc.

6) Aprovecha para que pueda hacer de perro. Estos viajes nos dan múltiples oportunidades para que nuestro perro pueda pasarse el día suelto al aire libre, para que pueda explorar a su aire y vivir diferentes experiencias. Intenta bajar el nivel de control y déjale disfrutar, si desaparece de tu campo de visión aguanta un poco antes de llamarle ya que esos minutos de independencia son muy importantes para su desarrollo como individuo.

7) Cuando aparquéis en algún sitio para pasar el rato o para comer, lo ideal es buscar sitios solitarios y alejados de carreteras para que tu perro pueda relajarse más fácilmente y pueda explorar libremente si lo desea.

8) Siempre que puedas y las condiciones de seguridad y climáticas te lo permitan (muchísimo cuidado con dejarlo cuando hace sol), deja a tu perro descansando en el vehículo. No intentes llevarlo a todas partes contigo. Imagina que te has instalado en un camping que está situado junto a un pueblo y que después de cenar os apetece dar un paseo. Sería una ocasión perfecta para dejarle descansando en el vehículo en vez de llevarlo con vosotros.

9) Si le das comida natural es posible que en el viaje no puedas llevarla. En su lugar puedes ofrecerle latas de comida húmeda natural de buena calidad y complementarlo con lo que puedas conseguir a lo largo del viaje en los supermercados.

10) Al volver de vacaciones, tu perro necesitará recuperarse por lo que durante varios días déjale descansar. Lo ideal es que hagáis paseos cortos cerca de casa y en los momentos más tranquilos del día.

¡Si tienes amigos que viajan en furgoneta o autocaravana con su perro comparte este artículo con ellos!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat