Meditar o no meditar esa es la cuestión

perro relajado contemplando el mar en meditación

Mi experiencia personal

Me gustaría contar mi experiencia personal con la meditación y otras prácticas por si puede servir para motivar a otras personas.

Trabajar con una misma es un proceso personal y diferente para cada persona. En mi caso todo empezó hace ocho años cuando me apunté a clases de yoga. Los primeros años solo iba a clase pero después poco a poco fui introduciendo la meditación y la práctica de la atención plena en el día a día.

El camino no es sencillo y muchas veces vuelvo a las andadas y me dejo llevar por la negatividad. Lo importante es que cuando me doy cuenta vuelvo a retomarlo donde lo deje. A día de hoy no concibo la vida sin estas prácticas ya que me ayudan a:

  • No creerme tan fácilmente mis pensamientos. Cada vez con más frecuencia detecto en el momento que estoy teniendo pensamientos negativos sobre mi misma y dejo de alimentarlos.
  • Sufrir menos estrés y ansiedad.
  • Priorizar el sentirme en paz por encima de otras cosas.
  • Tener menos miedo al futuro y llevar mejor la incertidumbre.
  • Sentirme más unida al resto de personas y seres vivos del planeta.
  • No tenerle rencor a las personas.
  • No juzgar a las personas y empatizar más fácilmente.
  • Encontrarle sentido a la vida.
  • Apreciar los pequeños momentos.
  • No olvidar lo que es realmente importante.
  • Tener menos necesidad de controlar las cosas y confiar en que todo irá bien.

De cara a trabajar con perros y a mi relación con Arin, practicar me ayuda a:

  • Ir más serena a las sesiones y conectar mejor con el perro y con la persona.
  • Tener más empatía con las personas y no juzgarlas por lo que hayan hecho con su perro.
  • Gestionar mejor la frustración cuando por diferentes circunstancias no consigo ayudar a un perro que está sufriendo.
  • Pasar momentos de calma junto a Arin.
  • Ser más consciente de lo que necesita Arin y de cómo se siente.
  • Ser una persona un poco más equilibrado y por tanto mejor compañera para Arin.

Muchas veces los perros tienen problemas y nos centramos mucho en ellos pero si una pequeña parte de esa energía la destinásemos a estas prácticas estoy segura de que habría avances notorios.

¡Si crees que este artículo puede mejorar la vida de alguien compártelo!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

4 comentarios en “Meditar o no meditar esa es la cuestión”

  1. Todo lo que dices es la pura verdad pase por una temporada igualmente mi vida era un control que no había quien meterse además el mismo control con mis perros que los adoro pero el control lo tenía que tener .Al introducir en casa otro perro con fobias a todo me costó mucho darle su tiempo y espacio hasta que comprendí que el problema era yo el perro me sentía alterada nerviosas siempre con prisas el me enseñó pautas para tomar la vida de otra perspectiva además al tiempo empezé a meditar todos los días en casa junto con mis compañeros perrunos y el gato y ellos dormían pero super relajados era una sensación súper agradable además hubo unas tres veces que mientras meditaba me entraba una llorera que no podía parar y los perros lloraban conmigo a la vez son unas sensaciones que no puedo explicar pero me sientan tan bien poder compartir con ellos un buen tiempo de calidad.Al día de hoy nuestro momento de meditación es en medio del bosque por un sendero que caminamos todos los días a la mitad del camino paramos meditamos y después seguimos .Quien quiere puede disfrutar de un momento de unión entre humano perro que no se necesita ni palabras ni control nada solo estar juntos y disfrutar de un momento único.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat